Los Ángeles, la ciudad de las estrellas (Dos Mil Millas por la Costa Oeste XI… y último)

Dos semanas después, 2.000 millas más tarde, llegábamos a la ciudad de destino de nuestra ruta por la Costa Oeste de Estados Unidos. Y el final no podía ser otro que Los Ángeles, la Meca del Cine y la de cualquier visitante que se acerque al sur de California.  No es especialmente bonita pero tiene mucho encanto y no hace falta ser especialmente cinéfilo para disfrutarla. Es la City of Stars.

Seguir leyendo “Los Ángeles, la ciudad de las estrellas (Dos Mil Millas por la Costa Oeste XI… y último)”

El Big Sur. ¿Te gusta conducir? (Dos Mil Millas por la Costa Oeste X)

El océano a un lado, la montaña al otro. Una temperatura perfecta, un día soleado, una ruta sin apenas tráfico. Velocidad moderada, sacar la mano por la ventanilla y hacer el movimiento de las olas. Imposible no acordarse de aquel anuncio de BMW. Y el escenario ideal para recrearlo es el Big Sur, para muchos la carretera más bonita del mundo.

Seguir leyendo “El Big Sur. ¿Te gusta conducir? (Dos Mil Millas por la Costa Oeste X)”

Carmel By The Sea, el pueblo que gobernó Clint Eastwood (Dos mil millas por la Costa Oeste IX)

Dos horas al sur de San Francisco, escondida tras la península de Monterrey, la localidad de Carmel By The Sea es uno de los pueblos más conocidos de la costa pacífica estadounidense. Destino pintoresco donde los haya y también pijo, de gente adinerada y al mismo tiempo de mentalidad hippie, nostálgicos de los felices años 70 se dan cita en estas playas rodeadas por los cipreses característicos de la zona y desde las que se contemplan unos atardeceres absolutamente espectaculares ante la inmensidad del océano.

Seguir leyendo “Carmel By The Sea, el pueblo que gobernó Clint Eastwood (Dos mil millas por la Costa Oeste IX)”

El pequeño lujo de viajar en coche (propio o de alquiler)

Hay tantas maneras de viajar como personas viajeras y ninguna es mejor que otra. Por eso conviene desconfiar de quien sostiene sin asomo de duda que HAY QUE hacer esto, HAY QUE ver lo otro o NO HAY QUE emplear el tiempo o el dinero en lo de más allá. Lo ideal siempre es contar con la mayor información posible y después decidir en función de las posibilidades o gustos de cada uno. También en lo que respecta al transporte.

Seguir leyendo “El pequeño lujo de viajar en coche (propio o de alquiler)”

San Francisco 2 (Dos mil millas por la Costa Oeste VIII)

Un islote inexpugnable, una prisión de alta seguridad, los peores criminales en la época en que el hampa dominó Estados Unidos, tiburones en las frías aguas que la rodean, un símbolo del movimiento hippie, varios intentos fallidos de fuga y el cine. Con todos esos ingredientes y a lo largo de varias décadas se ha construido la leyenda de Alcatraz y a ella íbamos a dedicar toda la mañana en nuestro segundo día en San Francisco.

Seguir leyendo “San Francisco 2 (Dos mil millas por la Costa Oeste VIII)”

San Francisco (Dos mil millas por la Costa Oeste VII)

Una economía boyante gracias a la explosión tecnológica del cercano Silicon Valley, una bahía que la rodea por completo, un clima templado al que solo perturban las nieblas, el paradigma de la vida sana y deportista, enormes parques, playas panorámicas, un centro financiero con notables rascacielos, un tamaño accesible y una agitada vida cultural. Todos esos ingredientes confluyen en la capital del norte de California, y por todo ello la ciudad de San Francisco es un atractivo turístico de primera donde el visitante se queda sobre todo con una sensación: qué bonita.

Seguir leyendo “San Francisco (Dos mil millas por la Costa Oeste VII)”

Dos mil millas por la Costa Oeste (VI). Paseando entre secuoyas gigantes

Al ser humano le siguen fascinando las mismas cosas que hace 5.000 años. Un atardecer, una noche estrellada, el arcoiris, la luna y el sol, el fuego, las tormentas, lo bello, lo inexplicable y también lo enorme. Por eso impresiona tanto estar junto a los seres vivos más grandes del planeta.

Seguir leyendo “Dos mil millas por la Costa Oeste (VI). Paseando entre secuoyas gigantes”

Dos mil millas por la Costa Oeste (V). De un western fantasma a Sierra Nevada

Trayecto: 219 millas. 3 horas y 35 minutos

Hoy por fin tocaba una etapa tranquila. Tras la kilometrada del día anterior teníamos ante nosotros una jornada en la que ‘solo’ debíamos superar tres horas y media de coche. El objetivo era salir del desierto de Mojave para llegar hasta las estribaciones de la Sierra Nevada (así, en español), donde se encuentra el Parque Nacional de las Secuoyas gigantes. Pero antes teníamos cita con un pueblo fantasma.

Seguir leyendo “Dos mil millas por la Costa Oeste (V). De un western fantasma a Sierra Nevada”

Dos mil millas por la Costa Oeste (IV). Por la Ruta 66

Trayecto: 8 horas. 533 millas.

Pues no. Madrugar no mereció la pena. Estaba aún más nublado que la noche anterior y los gigantes de arena y roca apenas se veían. Teníamos que conformarnos con las vistas del atardecer, disfrutar del desayuno y prepararnos rápidamente para una jornada intensiva. Nos esperaba un largo viaje hasta California a través de la mítica Ruta 66.

img_9601
Nublado y todo, el paisaje seguía siendo espectacular

Seguir leyendo “Dos mil millas por la Costa Oeste (IV). Por la Ruta 66”

Dos mil millas por la Costa Oeste (III). Page (Arizona)-Monument Valley (Utah)

Trayecto: 2 horas. 125 millas.

Al principio te hace gracia. “Venimos al desierto y se pone a llover”. Ja. Y qué manera de llover. Debió de caer la del pulpo aquella noche porque de la tierra rojiza que rodea Page, habitualmente más que reseca a estas alturas del año, empezaron a surgir riachuelos por doquier, como arterias de riego de un paraje sediento. Se nos estaba fastidiando la jornada.

Seguir leyendo “Dos mil millas por la Costa Oeste (III). Page (Arizona)-Monument Valley (Utah)”