El pequeño lujo de viajar en coche (propio o de alquiler)

Hay tantas maneras de viajar como personas viajeras y ninguna es mejor que otra. Por eso conviene desconfiar de quien sostiene sin asomo de duda que HAY QUE hacer esto, HAY QUE ver lo otro o NO HAY QUE emplear el tiempo o el dinero en lo de más allá. Lo ideal siempre es contar con la mayor información posible y después decidir en función de las posibilidades o gustos de cada uno. También en lo que respecta al transporte.

Seguir leyendo “El pequeño lujo de viajar en coche (propio o de alquiler)”

Guimarães y Braga. Dos complementos de Oporto

La visita a Oporto, en la que pueden emplearse perfectamente dos o tres días (dependiendo de vuestro interés museístico o vinícola) tiene a pocos kilómetros estupendos complementos para ampliarla. Al sur está Aveiro, la que llaman ‘Venecia portuguesa’ con sus barcas tradicionales y sus casas de colores entre canales. Y al norte, más a mano para los que viajamos desde la mitad superior de España (sobre todo pensando en aquellos que lleguen en coche) están las ciudades de Braga y Guimarães.

Las dos presumen de un gran poso histórico y cultural, referencias de esas tierras verdes, entre colinas y valles, donde surgió la nación portuguesa en la Edad Media.

Seguir leyendo “Guimarães y Braga. Dos complementos de Oporto”

Oporto. La reina del Douro

Portugal es una maravilla que los españoles tenemos a un paso. Un país al que le damos demasiado la espalda en lugar de mirarle como se merece, como una nación hermana con la que compartimos muchísimas cosas. Allí presumen, sobre todo, de dos estupendas ciudades que se disputan el título de la más bonita o la mejor. Son, claro, Lisboa y Oporto. Y esta última tuve la oportunidad de conocerla en esta Semana Santa.

Seguir leyendo “Oporto. La reina del Douro”

Berlín II. Un museo maravilloso, una casa okupa y mucha Navidad

No, no es solo el recuerdo de las guerras y de la división. Berlín es mucho más. Es una gran capital europea y como tal es moderna y pujante. Pero además es alemana, con todo lo que ello conlleva. Es limpia, es ordenada, es eficaz en su transporte público. Tiene espectaculares museos, preciosos patios escondidos, un mito de la okupación y, cuando es temporada, un buen puñado de mercadillos navideños de esos que tanto les lucen en centroeuropa.

 

Seguir leyendo “Berlín II. Un museo maravilloso, una casa okupa y mucha Navidad”

Berlín. Las heridas de la historia (I)

Ninguna ciudad en el mundo vivió tan intensamente el siglo XX. Creyó haber ganado dos guerras mundiales y luego las perdió, fue la capital del horror y luego de la humillación. Vivió casi 30 años partida por la mitad y finalmente, cuando sus habitantes pudieron reencontrarse, volvió a ser la gran capital de la mayor potencia de Europa y se preparó para reconstruir sus heridas y lanzarse de lleno a la modernidad. Berlín es una gigantesca lección para aprender de nuestro pasado, pero también una bonita ciudad para disfrutar de sus nuevos y viejos encantos.

Seguir leyendo “Berlín. Las heridas de la historia (I)”

San Petersburgo. El orgullo de Rusia

 

Nuestro profesor de Relaciones Internacionales en la facultad de Periodismo siempre decía “El gran oso ruso” para referirse al gigantesco imperio. Primero sometido bajo el yugo de los zares, luego convertido en la poderosa Unión Soviética y ahora como Federación Rusa, el país más extenso del mundo tiene un tremendo espíritu nacional y el epicentro de ese sentimiento es San Petersburgo. Aunque oficialmente la capital sea Moscú, la antigua Leningrado fue el emblema del lujo y el poder durante 300 años y eso todavía se nota en sus calles y sus canales. Palacios descomunales, museos inacabables, iglesias que compiten por llamar la atención, varias catedrales… La vieja Petrogrado es el núcleo del orgullo del país y una de las grandes maravillas de Europa.

Seguir leyendo “San Petersburgo. El orgullo de Rusia”

San Francisco 2 (Dos mil millas por la Costa Oeste VIII)

Un islote inexpugnable, una prisión de alta seguridad, los peores criminales en la época en que el hampa dominó Estados Unidos, tiburones en las frías aguas que la rodean, un símbolo del movimiento hippie, varios intentos fallidos de fuga y el cine. Con todos esos ingredientes y a lo largo de varias décadas se ha construido la leyenda de Alcatraz y a ella íbamos a dedicar toda la mañana en nuestro segundo día en San Francisco.

Seguir leyendo “San Francisco 2 (Dos mil millas por la Costa Oeste VIII)”

San Francisco (Dos mil millas por la Costa Oeste VII)

Una economía boyante gracias a la explosión tecnológica del cercano Silicon Valley, una bahía que la rodea por completo, un clima templado al que solo perturban las nieblas, el paradigma de la vida sana y deportista, enormes parques, playas panorámicas, un centro financiero con notables rascacielos, un tamaño accesible y una agitada vida cultural. Todos esos ingredientes confluyen en la capital del norte de California, y por todo ello la ciudad de San Francisco es un atractivo turístico de primera donde el visitante se queda sobre todo con una sensación: qué bonita.

Seguir leyendo “San Francisco (Dos mil millas por la Costa Oeste VII)”

Dos mil millas por la Costa Oeste (VI). Paseando entre secuoyas gigantes

Al ser humano le siguen fascinando las mismas cosas que hace 5.000 años. Un atardecer, una noche estrellada, el arcoiris, la luna y el sol, el fuego, las tormentas, lo bello, lo inexplicable y también lo enorme. Por eso impresiona tanto estar junto a los seres vivos más grandes del planeta.

Seguir leyendo “Dos mil millas por la Costa Oeste (VI). Paseando entre secuoyas gigantes”

Ámsterdam. Mucho más que el Barrio Rojo

La capital holandesa es famosa por muchos tópicos. Dos de ellos son sus canales por los que presume de ser ‘La Venecia del norte’ y sus bicicletas que lo inundan todo hasta convertirse en agobiantes. El tercero es la fama de transgresora que le ha dado la existencia del Barrio Rojo, donde la prostitución se exhibe sin complejos y  donde están muchos de los mitificados ‘coffee shops’, bares donde es legal fumar marihuana e incluso consumir setas alucinógenas. Pero además es una ciudad con un nivel cultural espectacular. Es abierta, es variada, es una de las mejores escapadas que uno puede hacer por Europa.

Seguir leyendo “Ámsterdam. Mucho más que el Barrio Rojo”