Roma. Tres días en el milagro eterno (I)

Es imposible resumir una ciudad que tiene 2.800 años y de cuyo seno venimos nosotros. Todos los caminos conducen a ella y, en sentido contrario, partieron de sus colinas para ‘civilizarnos’ a los que hablamos una evolución del latín, nos organizamos según su cuerpo legal básico, concebimos las ciudades como ellos lo hicieron y nos movemos por sus carreteras. Roma es la lejana madre patria y por ello su visita conmueve, enamora y fascina, también por su inescrutable caos y su magnificencia eclesial. Visitarla podría llevar toda una vida y nunca se agotaría, pero aquí tendremos que conformarnos con hacerlo en apenas tres días.

Seguir leyendo “Roma. Tres días en el milagro eterno (I)”