El verano en Nueva York

Muchos afortunados de vosotros tendréis la oportunidad de viajar en las próximas semanas a la ciudad. La capital del mundo se convierte durante julio, agosto y primeros de septiembre en un lugar caluroso y húmedo, con muchos de sus habitantes vacacionando fuera de la jungla de asfalto, pero también con un montón de turistas y una agenda de actividades de temporada que solo se aprovechan al máximo en los meses del buen tiempo. He aquí una listado de 7 cosas que hacer en un verano en Nueva York:

1. Admirar los fuegos del 4 de Julio

Cada año, coincidiendo con la fiesta nacional de Estados Unidos que conmemora el Día de la Independencia respecto a los ingleses (1776), los grandes almacenes Macy’s montan un espectacular de fuegos artificiales en las aguas del East River. En su página web incluyen un mapa detallado de las mejores ubicaciones para verlos. Pero no solo Macy’s quema pólvora esa noche. Hay un montón de celebraciones y seguro que todas resultan espectacular con el skyline de Manhattan de fondo.

Macy's_Independence_Day_Fireworks_from_Hoboken_-_New_York_2
Simplemente espectacular. Foto de Jeffey Pong (Wikimedia Commons)

 

2. Disfrutar al máximo de Central Park

No encontraréis la paleta de colores que deja el otoño en uno de los más famosos parques del mundo, pero en verano Central Park se llena de gente haciendo picnic, dando vueltas en las barquitas que podéis alquilar en el estanque o paseando tranquilamente en bicicleta. Sus puentes, senderos, el Belvedere Castle que ocupa su parte central, el rincón de Imagine, Strawberry Fields, la estatua de Alicia en el País de las Maravillas, los campos de béisbol… Es toda una ciudad verde rodeada de rascacielos, perfecta para refugiarse si las temperaturas son demasiado altas.

P1000662

P1000648

 

3. Fotografiar el Manhattanhenge

La cuadrícula que forman las calles de Nueva York está diseñada de este a oeste y su orientación provoca que, durante dos fechas al año, la puesta del sol coincida exactamente con su alineación. Una de ellas (al menos para este 2017) es el 12-13 de julio. Conocido como ‘Manhattanhenge‘ por asimilación con el Stonehenge británico, es una oportunidad perfecta para tomar fotos espectaculares del astro rey escondiéndose entre el bosque de hormigón y cristal. Si es que las muchedumbres os dejan…

4. Tomarse algo (o no) en sus terrazas panorámicas

Si lo vuestro es el terraceo, las noches templadas pueden ser una oportunidad de oro para disfrutar del skyline neoyorkino con una buena cerveza, un vino o un cóctel en la mano. Una de las más famosas es la del 230 Fifth, donde se puede tomar algo y cenar. Pero tampoco es obligatorio consumir. Aprovechando que el viento esté en calma y los cielos despejados podéis subir a contemplar uno de los mejores atardeceres del mundo a lugares como el Top of the Rock, en el Rockefeller Center, que quitan el sentido. Solo tenéis que fijaros en la hora de la puesta de sol y subir 30 minutos antes para apreciar como la ciudad se va encendiendo poco a poco a vuestros pies.

ny 551ny 565

230fifth shinya suzuki
Terraza del 230 Fifth Avenue (Since Suzuki en Flickr) 

4. Bañarse en el Atlántico en la extravagante Coney Island

Los neoyorquinos también van a la playa, claro, y la suya es la de Coney Island. Situada a 30-45 minutos en metro de Manhattan (dependiendo de las paradas que efectúan los trenes), ha sido el lugar de disfrute veraniego para varias generaciones de vecinos de la Gran Manzana. Está junto al mítico parque de atracciones Luna Park que recientemente ha visto reformarse algunas de sus instalaciones y conserva el sabor de lo añejo. En los últimos tiempos intenta quitarse la fama de lugar pasado de moda y con atracciones como el Acuario trata de ganar vida durante todo el año. Nada más salir de la estación de metro os toparéis directamente con Nathan’s Famous, el templo de los perritos calientes. Puedo dar fe de que están espectaculares, y además el 4 de Julio hacen un concurso a ver quién es capaz de comerse más. Vosotros mismos…

IMG_8340IMG_8338

IMG_8322
Fijaos en los récord de los ganadores masculino y femenino… :0

5. Conocer Governors Island

Esta pequeña isla en la bahía que conduce directamente al Atlántico, situada frente a Brooklyn, es uno de los grandes proyectos recientes de la aglomeración urbana de Nueva York. Las autoridades están impulsando este lugar, una antigua base militar, para convertirlo en un gran parque de recreo pero también en una nueva zona residencial de lujo, apartada del ruido urbano pero a pocos minutos en Ferry. Actualmente solo es visitable entre mayo y octubre y ofrece unas vistas inigualables sobre el distrito financiero. Tiene caminos para dar pequeños paseos, carril bici y hasta unas colinas artificiales desde las que contemplar la desembocadura de Hudson, la estatua de la Libertad y toda la bahía de Nueva York/ Nueva Jersey. De su página web es la imagen que encabeza este artículo.

Fort_Jay_Governors_Island_and_Lower_Manhattan_skyline.jpg
Vista desde la isla del gobernador. Foto de Nestor Rivera Jr (Wikimedia Commons)

6. Contemplar el festival de cine de verano en Bryant Park

Bryant Park es una de las muchísimas joyas que sorprenden al visitante. Parece un milagro que en pleno Midtown, a la sombra de algunas de las torres más altas del mundo, se haya podido conservar un espacio verde donde cientos de ejecutivos se toman su sandwich en la pausa laboral del mediodía, donde patinar cuando se coloca la pista de hielo en invierno o donde descansar simplemente en una de las sillas públicas que hay distribuidas por el parque y que NADIE SE LLEVA. En verano, además, organiza un festival de cine en pantalla gigante para el que muchos se llevan esterilla y picnic. Aunque no seáis cinéfilos, uno de los pequeños lujos que puedes darte es comer deliciosos gofres de un puesto situado en una esquina (regentado, por cierto, por un bilbaíno del Athletic) admirando el Empire State entre los árboles.

P1000986P1000987

andrenatta
André Natta (wikicommons)

IMG_0960

7. Pasear, ver, y disfrutarlo todo

Hay tantísimos rincones para ver que siempre, en cualquier época del año, lucirán igualmente. Pero quizás el verano por su cantidad de horas de luz y sus buenas temperaturas (aunque a veces sean excesivas) invitan a patear, disfrutar y explorar todavía más la urbe más variada y apasionante del mundo. Feliz verano, especialmente si podéis disfrutarlo allí.

IMG_8097IMG_8065ny 301ny 498ny 127

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s