El pequeño lujo de viajar en coche (propio o de alquiler)

Hay tantas maneras de viajar como personas viajeras y ninguna es mejor que otra. Por eso conviene desconfiar de quien sostiene sin asomo de duda que HAY QUE hacer esto, HAY QUE ver lo otro o NO HAY QUE emplear el tiempo o el dinero en lo de más allá. Lo ideal siempre es contar con la mayor información posible y después decidir en función de las posibilidades o gustos de cada uno. También en lo que respecta al transporte.

img_9499
En Monument Valley, destino frutero por excelencia en mitad del desierto de Arizona-Utah

Cuando uno se plantea un destino, junto al alojamiento lo fundamental en la preparación suele ser el transporte. ¿Cómo llegar aquí o allá? Y casi siempre podemos elegir entre movernos en coche (propio o de alquiler) o en transporte público. Cada una de las opciones tiene ventajas e inconvenientes.

En coche, moto o caravana podremos llegar a lugares donde de lo contrario será imposible. Esto sucede, sobre todo, en Estados Unidos por ser un país hecho para quemar gasolina. En cuanto uno sale de las grandes urbes, e incluso en ocasiones dentro de ellas (no es el caso de Nueva York o San Francisco, pero sí el de Los Ángeles o Miami), puede toparse con que los autobuses o trenes son inexistentes o tienen horarios absolutamente imprácticos.

Varios de los grandes Parques Nacionales, por ejemplo, son casi una quimera para quien no llegue por sus propios medios.

img_9922
En Sequoia National Park, un lugar al que es casi imposible llegar si no tienes coche

El coche resulta además muy cómodo para llegar hasta las puertas de cualquier destino evitándose pateadas innecesarias que consumen energías antes y después del punto que queremos visitar.

Sin embargo, tiene también algunos problemas. El primero y principal, que suele resultar más caro. Por debajo de tres o cuatro ocupantes el propio alquiler del vehículo si no hemos ido en el nuestro, la gasolina, los peajes y los párkings (en el caso de los centros urbanos) acaban suponiendo cantidades económicas por encima de las que se emplea en el transporte público. Pero claro, los pequeños lujos se pagan.

img_0239
El típico hotel ‘inn’ americano, pensado para llegar con tu vehículo hasta, literalmente, la puerta de la habitación

A la hora de alquilar, os recomiendo ‘barrer’ distintas empresas porque los precios pueden variar muchísimo. Si sois miembros de algún colectivo profesional puede haber descuentos mediante códigos promocionales y en varias ocasiones yo he utilizado la página de Rentalcars.com para comparar y elegir, aunque a veces acaba resultando mejor dirigirse directamente a las empresas.

Eso sí: ojo con los sobrecostes posteriores. Puede que veáis un gran precio inicial pero luego sumando seguros (hay muchas modalidades y siempre conviene no desproteger la asistencia en carretera), adaptadores para niños, la posibilidad de un segundo conductor (muy conveniente para repartirse los trayectos) o el GPS se acaba disparando.

Respecto a esto último, hace unos años parecía ineludible tener que contratarlo pero ahora no lo veo necesario. Hay varias aplicaciones que te permiten bajarte gratis mapas offline de casi cualquier país del mundo (yo uso Navmii que va estupendamente aunque necesita bastante espacio para el almacenamiento) y últimamente hasta Google Maps te guía sin necesidad de consumir datos más que para configurar la ruta en un primer momento.

Además, ir en vehículo propio exige mayor preparación. Al menos yo empleo bastante tiempo situándome previamente en los mapas, buscando los mejores lugares donde aparcar cerca del centro sin dejarme la cartera o planificando las rutas para no hacer kilómetros de más.

Es indudable el placer de disfrutar del paisaje a bordo de un autobús o sobre raíles, sin necesidad de preocuparse, echando una cabezada o leyendo mientras tanto. Pero también puede serlo desde un coche, siendo dueño de tus tiempos y tus rutas, y haciendo del propio trayecto una parte indispensable del viaje.

La elección depende de vosotros.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s