Berlín II. Un museo maravilloso, una casa okupa y mucha Navidad

No, no es solo el recuerdo de las guerras y de la división. Berlín es mucho más. Es una gran capital europea y como tal es moderna y pujante. Pero además es alemana, con todo lo que ello conlleva. Es limpia, es ordenada, es eficaz en su transporte público. Tiene espectaculares museos, preciosos patios escondidos, un mito de la okupación y, cuando es temporada, un buen puñado de mercadillos navideños de esos que tanto les lucen en centroeuropa.

 

Buena parte de los principales atractivos turísticos están en los alrededores de Alexanderplatz. Es una enorme explanada que antes estaba rodeada del Palacio Real (destruido en la Segunda Guerra Mundial y nunca reconstruido) y donde el régimen comunista de la RDA levantó la Torre de la Televisión. Es como el pirulí de Madrid, pero más alto y esbelto, y con una enorme esfera en su parte más alta donde hay un restaurante y un mirador que domina toda la ciudad.

A un lado está el Ayuntamiento Rojo (el que fuera del Berlín oriental) y en Navidad ponen también una gran noria que, si viajáis con niños, seguro que les gustará.

P1050931

Basta con cruzar el río Spree, que atraviesa la ciudad y en el que con buen tiempo hay pequeños cruceros fluviales, para toparse con la catedral de Berlín. Es un edificio neobarroco, construido en el siglo XIX durante la época imperial, que impresiona por su tamaño y puede distinguirse desde muy lejos por el color verdoso de sus cúpulas. El culto es evangélico y la entrada (al menos en 2010) era gratuita.

P1050927P1050941

La catedral ejerce también de monumento de bienvenida a la Isla de los Museos, un impresionante conjunto de contenedores culturales cuyos edificios ya impactan de por sí. Son seis opciones diferentes que incluyen el Museo Antiguo, el Museo Nuevo, la Galería Nacional Antigua, el Museo Bode, la Galería James Simón y el Museo de Pérgamo. Cada uno de ellos tiene una personalidad diferente y un valor en sí mismo. Uno puede pasarse varios días en ellos pero nosotros elegimos solo este último y estoy seguro de que no nos equivocamos.

P1050977

El Museo de Pérgamo es un sitio completamente original. No es el clásico muestrario de pintura, escultura y objetos antiguos (que también), sino que sobre todo es un espacio cubierto en el que se han reconstruido pieza a pieza, traídas desde sus lugares de origen, algunas de las maravillas arquitectónicas más notables de la antigüedad. 

Además, pensando en los visitantes que no tienen o no quieren emplear demasiado tiempo en el recorrido, han diseñado una ruta seleccionada por las obras más destacadas. Con la ayuda de una audioguía, en menos de una hora se contempla y se comprenden verdaderas joyas con varios miles de años. Y el que quiera siempre tiene la oportunidad de profundizar o continuar el recorrido por su cuenta.

P1050953

La obra estrella, que da nombre al propio Museo, es el Altar de Zeus de Pérgamo, una ciudad griega en cuyo templo se representaba la lucha entre dioses y gigantes. Puedes sentarte en sus escaleras y deleitarte con lo que allí se cuenta mientras lo observas a un metro de distancia y con la comodidad de estar en un espacio interior.

P1050954P1050960

Además del Altar de Zeus, el museo contiene también la puerta del mercado romano de Mileto, otra obra fascinante.

P1050963

Una tercera maravilla es la puerta de Ishtar de la legendaria Babilonia, esta ubicada en la parte dedicada a Oriente Próximo. Sus mosaicos azules entre los que se intercalan leones mitológicos conformaban la llamada ‘vía procesional’ que debe imaginarse en su contexto y en su tiempo para apreciar en su verdadera dimensión. Como las ciudades de Juego de Tronos más allá del Mar Angosto, pero en la realidad del siglo VI antes de Cristo.

P1050967

P1050968P1050973

Tras el empacho cultural de la isla, un par de calles al norte de ella encontramos la calle Oranienburg en torno a la cual que agrupan los Hackesche Höfe, unos patios interiores que se comunican entre sí, de estilo modernista y en los que conviven viviendas y tiendas. Forman parte del barrio judío del que apenas quedan más restos si exceptuamos la Sinagoga Nueva, una de las primera víctimas de ‘La Noche de los Cristales Rotos’ y que después de la guerra fue reconstruida.

P1050979

También muy cerca de allí se encuentra la casa okupa más famosa del mundo: Tacheles. Durante más de 20 años nada más caer el Muro, entre 1990 y 2012, se convirtió en un espacio de libertad creativa y refugio de artistas alternativos. Allí se encontraba el café Zapata y tuvimos la suerte de poder entrar en el inmueble, una ruina repleta de pintadas. Dos años después cerró y ahora solamente se puede acceder al patio interior donde se muestran pequeñas exposiciones.

No puede decirse que fuera un lugar bonito, pero desde luego tenía su encanto como algo completamente diferente y que no es fácil de contemplar para el turista convencional.

Si visitáis Berlín en pleno invierno os llamará la atención lo tempranísimo que anochece. Se nota que la latitud es mucho más norteña que la de la Península Ibérica y esto provoca que a las 4 de la tarde se enciendan todas las luces. Pero eso permite disfrutar más aún de algo imprescindible en Alemania entre finales de noviembre y principios de enero: los mercadillos navideños.

P1050818

Los hay en varias plazas de la ciudad y nosotros estuvimos en los de Alexanderplatz, Potsdamerplatz y Gendarmenmarkt. Cada uno tiene sus peculiaridades, pero básicamente consisten en la venta de adornos, comida y bebida.

Por supuesto, no pueden faltar las salchichas (wurst)de todos los colores (literal) ni el vino caliente (glühwein). Para un latino suena a sacrilegio que te sirvan caldo de uva a la temperatura de una sopa, pero cuando estás allí comprendes esa costumbre. Con semejantes temperaturas el brebaje entra solo y el cuerpo lo agradece como una bendita medicina que ayuda a soportar los rigores del ambiente.

P1050905

En los puestos se ve ofrecen productos dulces o salados, aunque los precios no son baratos, como ocurre también en los mercadillos que cada vez están más de moda en España. Hay carnes, pescados, prendas de abrigo invernales y hasta pequeñas atracciones como un tobogán de hielo que vimos en Potsdamer Platz

 

Más allá de los mercadillos, los centros comerciales de la ciudad y muchas de sus plazas están decorados profusamente, como solo saben hacer los centroeuropeos y los norteamericanos. Es una auténtica explosión navideña que incita al consumo y que embellece y alegra en los días más cortos y oscuros del año.
P1050718

P1050713

P1060005P1060016

Eso también es Berlín, el resurgir económico de una ciudad que vuelve a liderar una potencia y que a fecha de hoy, siete años después de nuestra visita, sigue planificando proyectos arquitectónicos, desarrollos residenciales de los solares que aún tiene vacíos y nuevas infraestructuras aeroportuarias para atender al crecimiento del tráfico de pasajeros.

P1050703
Rascacielos en Potsdamer Platz, una zona completamente arrasada en 1945 y donde ahora se levantan modernos edificios como la sede de los ferrocarriles alemanes (DB ) y el Sony Center
P1050726
El primer semáforo de Europa estuvo en esta plaza (ahora han colocado una reconstrucción) y reguló el tráfico a principios del siglo XX, cuando competía con Times Square y Picadilly Circus por ser uno de los cruces con más movimiento del mundo

La capital alemana tiene un montón de cosas que ofrecer y se ha consolidado como uno de los grandes destinos de escapadas europeas. Sea cuales sean vuestros intereses, seguro que no os defraudará. Yo ya tengo ganas de volver. 

P1060026
El famoso ‘hombre del semáforo’ o Ampelmänn, un diseño del antiguo Berlín oriental que desapareció tras la reunificación y que posteriormente fue recuperado como signo de identidad cultural. Hoy se ha convertido en uno de las figuras más repetidas en los souvenirs.
P1050729
Una curiosa escultura nevada, en la plaza a la que daba nuestro hotel en la zona de Friedrichstrasse
P1060031
Así estaba la pista del aeropuerto de Berlín-Schönefeld de la que debíamos despegar. Tuvieron que deshelarnos las alas (mientras nosotros ya estábamos a bordo) para poder hacerlo. Toda una experiencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s